¿Qué hace un psiquiatra en la primera consulta? (III)

Información relevante

En los dos artículos que anteceden a este, les detallé el tipo de preguntas y las posibles pruebas o exploraciones que comúnmente realiza un psiquiatra en consulta.

Toda esa información, recogida en la anamnesis y exploración de la primera y sucesivas consultas, es clave para poder proponer al paciente un plan de intervención (plan de tratamiento) que encaje con sus necesidades tanto clínicas como de su situación personal y que como resultado cuente con altas probabilidades de ser bien tolerado y de ser eficaz.

Para ello, es fundamental contar con el tiempo y la calma suficientes en cada consulta para poder recoger toda la información relevante y a la vez poder transmitir las indicaciones y las propuestas terapéuticas al paciente de una forma que pueda asimilar, retener y si es necesario, comentar o aclarar lo que se precise.

Las intervenciones deben fundamentarse en estudios de eficacia y seguridad, en guías clínicas cuyas recomendaciones estén consolidadas. Esto es lo que conocemos como «evidence-based medicine» o «medicina basada en pruebas».

Así mismo, el psiquiatra debe ser honesto con el paciente en cuanto a qué experiencia propia (directa) ha adquirido con los determinados fármacos o tratamientos que propone.  Porque es el uso habitual de los mismos lo que hace que se adquiera un manejo fino de las dosis necesarias, los tiempos de actuación, los efectos adversos más frecuentes, cómo evitarlos o contrarrestarlos, etc.

Tratamiento psiquiátrico: La clave del éxito

Una vez se recomienda justificadamente un tratamiento al paciente, éste puede consultarle a su psiquiatra toda la información que quiera acerca de este mismo y sus alternativas. De hecho, cuanto más activamente el paciente participe de su tratamiento más posibilidades de éxito hay, más fácil será que tolere la medicación sin experimentar efectos adversos o que estos se resuelvan rápidamente si aparecen. Todo ello redunda en una mayor probabilidad de conformidad y correcto seguimiento de las indicaciones terapéuticas.

El cumplimiento terapéutico, que es como se denomina este hecho, está directamente relacionado con la correcta participación y el acuerdo del paciente en su tratamiento.

Acordar los planes de tratamiento con el paciente es, por tanto, un acto de buena praxis. Cuando es oportuno, debe involucrarse a los familiares que lo acompañan, y debe revisarse con asiduidad la respuesta y evolución.

"Es importante que el psiquiatra se muestre disponible a revisar y reajustar el tratamiento ante cualquier dificultad sobrevenida"

Con bastante frecuencia ocurren situaciones de intolerancia a los fármacos o ineficacia en momentos que no coinciden con las citas y los pacientes tienen que recurrir a los servicios de urgencias. Cuanto más fácilmente pueda usted contactar con su psiquiatra habitual, menos riesgo habrá de que terceras personas tengan que intervenir y modificar su tratamiento. Consulte a su especialista sobre cuándo está disponible y cómo puede acceder a él en caso de necesitarlo.

Tratamientos psiquiátricos adaptados

Entre los tratamientos a prescribir, los psiquiatras con formación psicoterapéutica pueden realizar psicoterapia en las consultas con sus pacientes. Esta modalidad de tratamiento puede combinarse o no con la prescripción de fármacos o incluso puede formar parte de tratamientos integrales y combinados como los que se prescriben por ejemplo en los Hospitales de Día o en una Unidad de Ingreso psiquiátrico.

El psiquiatra puede indicarle una combinación de intervenciones, como señalo, en función de las necesidades y de la complejidad de los trastornos, los síntomas y la disfunción que exista.  

Estas intervenciones pueden categorizarse, a grandes rasgos, en los siguientes bloques:

  • Psicofármacos.
  • Psicoterapia (individual, familiar o grupal).
  • Cuidados, evaluaciones y apoyo de enfermería.
  • Terapia Ocupacional.
  • Psico-educación.
  • Intervenciones sociales (Trabajo social).
  • Tratamientos biológicos no farmacológicos como la fototerapia, la TEC (terapia electroconvulsiva) o la EMT (estimulación magnética transcraneal).

Cuanto más compleja sea la combinación de tratamientos, más importante es la coordinación de los mismos y su integración en un plan que los unifique.

Lo más común, sin embargo, es la prescripción de fármacos y la posibilidad de derivación a psicología para psicoterapia. También es muy común la combinación de la psicoterapia con la prescripción de los medicamentos por el mismo profesional, en este caso el/la Psiquiatra.

No podemos olvidar la indicación de no tratamiento como una opción más dentro de las posibles ya que, en un porcentaje elevado de consultas, no se encuentra patología que precise de intervención y la propia indicación de no tratamiento resuelve el motivo por el que el paciente nos consultó. Es una intervención en sí misma y requiere de tiempo y dedicación para ser realizada correctamente.

Posibles contraindicaciones

Llegados a este punto, es relevante destacar que todos los tratamientos tienen sus particulares indicaciones, así como sus posibles contraindicaciones y su potencial acción iatrogénica. La psicoterapia, la terapia ocupacional o la psico-educación, actividades que la mayoría de la población concibe como inocuas, si están mal indicadas o se realizan incorrectamente, pueden perjudicar al paciente, no sólo por el hecho de desviarlo del correcto tratamiento que debería recibir sino también mediante acciones directas de las mismas.

Por ello, es muy importante que estos tratamientos estén indicados por un facultativo capacitado para ello, competente y responsable de sus indicaciones. Para trastornos más leves y comunes, podrá valerse de las indicaciones de su médico de atención primaria. Para los casos más graves, en los que haya síntomas más disruptivos o con mayor afectación de la funcionalidad, debe consultarse con un psiquiatra. En todo caso, lo correcto es que exista colaboración y coordinación entre ambos facultativos en su tratamiento.

En estos tres artículos he resumido los principios generales, o pilares fundamentales, de la buena práctica de la psiquiatría, en particular en referencia a la primera consulta.

Espero haya sido de su interés, abordaremos algunos de los elementos que configuran la práctica psiquiátrica en mayor detalle en artículos posteriores.

Autor:

© Todos los derechos reservados. Samon Psiquiatría.

Información relevante
13 Feb
Información relevante
13 Feb
Ensayo breve
8 Feb
Información relevante
13 Sep